Noticias

RECONOCIMIENTO A FERMIN DÍAZ DE CERIO LACALLE

Una reseña de la vida del hermano Fermín Díaz de Cerio SS.CC., de 92 años, sintetiza gran parte de la labor que esta congregación religiosa ha…
22 Junio, 2021

Una reseña de la vida del hermano Fermín Díaz de Cerio SS.CC., de 92 años, sintetiza gran parte de la labor que esta congregación religiosa ha desarrollado en la comunidad venadense.

La congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón cumple 200 años desde su fundación y 87 años desde que tienen presencia en la diócesis de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe (Argentina)

El hermano Fermín Díaz de Cerio SS.CC., con 92 años de edad, es uno de los religiosos con más predicamento en la comunidad venadense.

Fermín Díaz de Cerio nació el 28 de junio de 1928, en Azuelo, una villa de la Comunidad Foral de Navarra, a 73 kilómetros de Pamplona (España).

“Cuando era muy jovencito sus padres y su tía le acompañaron hasta la estación de tren más cercana para ir al seminario de Rentería. Refiere que una noche a las 3 de la mañana, a lomo de un burro, salió de su pueblo para ir hasta Santa Cruz donde le esperaba el hermano Andrés”, cuenta el profesor Emilio Rodríguez en una reseña sobre el religioso.

El hermano Fermín se formó primero en Rentería por tres años y luego en Alsasua por otros cuatro años, en la Congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón. Dio clases por cuatro años en España y en 1952 se integró a la comunidad de hermanos corazonistas en la Argentina. También estuvo en Chile y Uruguay, donde recibió la distinción de educador emérito, y desde hace varios años reside en el Colegio Sagrado Corazón de la ciudad de Venado Tuerto.

En su reseña, el profesor Rodríguez describió así al religioso: “Es de bajo perfil, humilde, tiene cejas prominentes como su corazón. Le gusta usar boina. Es de gesticular mucho con sus manos y le gusta cantar con todas sus fuerzas la jota aragonesa ´El Ebro guarda silencio´. Tiene una gran memoria con respecto a los hechos y días que vivió hace mucho tiempo. Cuenta que alguna ocasión llegó a tener, en sus épocas de maestro, hasta 70 alumnos en un salón”.

“Hoy sigue haciendo lo que está a su alcance, como por ejemplo representar al Cura Brochero en los festejos del Bicentenario de la Independencia de nuestro país en 2016”, destacó.

“Es bueno por naturaleza, lo cual hace creer que Jean-Jacques Rousseau tiene razón cuando afirmaba que el hombre nace bueno, es así por naturaleza. Seguramente con Dios de su lado toda la vida, lo hizo ser todavía más bueno”, concluyó el educador al referirse al hermano Fermín Díaz de Cerio.

No es la primera vez que el azueluco Fermín Díaz de Cerio llega a nuestra página. El 3 de octubre de 2007 publicaba la noticia de que el azueluco Fermín estando en Peñaflor (Chile), había sido distinguido por la Vicaría de Educación de Montevideo con el reconocimiento como educador emérito en la II Entrega de Premios Mons. José Benito Lamas.

La Asociación Santa Engracia le rendió un homenaje, juntamente con todos los religiosos y religiosas de Azuelo, el 29 de julio de 2007 entregándole el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Monseñor D. Fernando Sebastián Aguilar, una placa en bronce del Monasterio de Azuelo personalizada con su nombre.

¡Felicidades, azueluco! Felicidades por el reconocimiento que a tu buen hacer se te ha hecho de nuevo y muchas, muchas gracias por llevar tu pueblo, nuestro pueblo a todo Latinoamérica.